Gracias

... Por estar conmigo, por todos los momentos de risas y llanto, por sentirme complacida en cada abrazo y por brindarle a mi corazón más alegría y satisfacción de la que pudiera haber soñado hasta hoy.

Las quiero mucho y deseo que  aunque la vida haga cambios en nuestras rutinas y destinos siempre tengamos la dicha  de compartir momentos especiales entre todas y festejar las alegrías de cada una y  llorar  las tristezas y sentirnos tan acompañadas y consentidas como me siento hoy con ustedes.

Nos vemos mañana y esa es una de mis mayores dichas!!!